+52 81 4162 3733
longoria@ilica-mx.org

Single Blog Title

This is a single blog caption
24 Ago 2020

Reflexiones Sobre El Papel de la Micropaleontología de Foraminíferos en la Industria Petrolera y como ciencia basica

//
Comments0

Lunes, 24 de agosto de 2020.

Aprovecho la oportunidad de haber recibido en el chat ILICA NEWS las contribuciones de Beto González Flores y Samuel Eguíluz sobre la micropaleontología para agregar algunos datos sobre esta rama de las ciencias naturales. Para iniciar les comento que la micropaleontología es la rama de la ciencia que une a dos de las cuatro ciencias básicas, o fundamentales, que aportan al conocimiento y avance de la humanidad, me refiero a la geología y a la biología. En el mundo académico la micropaleontología, como disciplina de la paleontología especializada en los fósiles microscópicos, se considera como el puente que une a la geología y a la biología, esto se debe a que, por una parte, tiene que ver con los registros de la vida del pasado y por tanto con entidades bilógicas del pasado, ese pasado esta contenido en los estratos que forman la corteza del planeta Tierra y por ende implica tener un conocimiento de ambos, no se puede hacer micropaleontología sin tener una formación académica en ambos campos de la ciencia. En el siglo pasado a esas personas que se dedicaba a los estudios de paleontología se les conocía cono naturistas, ellos tenían una sólida formación científica, tanto en geología como en biología, así como en la física y la química, ejemplo de ellos fue el ilustre naturista español, refugiado en México, Don Federico Bonet, de quien tuve el honor de haber recibido mi formación de micropaleontólogo como especialista en foraminíferos planctónicos del Cretácico trabajando para Pemex y después en Instituto Mexicano del Petróleo, circa 1964.

Desgraciadamente los avances de la ciencia han traído consigo la sobre especialización, y hoy en día es difícil introducir un entrenamiento interdisciplinario en la formación de los nuevos micro- o paleontólogos. Muy a pesar de eso, cabe mencionar que la micropaleontología aplicada a la exploración petrolera nació en México durante la explotación de los campos petroleros de las cuencas sedimentarias de Tamaulipas y Veracruz, esto allá en los años de la década de los 1940s, e impulsada por los mexicanos que asumieron la responsabilidad de sacar adelante a la industria petrolera mexicana. En ese entonces, la micropaleontología de foraminíferos jugo un papel fundamental en la exploración y explotación de la empresa recién formada Petróleos Mexicanos. Aquí cabe señalar el papel que jugo la dirección del ingeniero Don Manuel Santillán, quien tuvo a bien formar cuerdos de micropaleontólogos prácticos, sin carrera profesional -formación académica-, pero de gran dedicación al estudio de las microfaunas de foraminíferos tanto planctónicos como bentónicos, destacan entre esas personalidades las Sras. María Luisa Robles Ramos y Clara Flores Covarrubias. Quienes tuvieron a su cargo la responsabilidad de los estudios tanto de edades como de ambientes de deposito de los pozos perforados hasta aquel entonces.

Con la llegada de los refugiados españoles, México se nutrió de un buen nuero de científicos naturalistas, quienes se incorporaron al sistema educativo mexicano tanto en el Instituto Politécnico Nacional (IPN), como en la Universidad Autónoma de México (UNAM), aquí cabe señalar a Don Federico Bonet, distinguido naturalista que llegado de España se incorporó al IPN en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas y que dio un gran impulso a la micropaleontología en Pemex.

En México desde la expropiación petrolera hasta la década de los 1980s la mayor parte de los trabajos de micropaleontología se hacían en los laboratorios de Petróleos Mexicanos y muy a pesar de la importancia del trabajo micropaleontológico, la labor de los micropaleontólogos en la empresa Pemex era relegada como de segunda categoría, no hay una explicación técnica, clara, que podamos dar a este fenómeno de menosprecio de esta disciplina puesto que siempre fue la micropaleontología el sustento de la exploración tanto de superficie como de subsuelo.   Por muchos años la labor de los micropaleontólogos de Pemex vivo esa desestimación a pesar de que muchos problemas geológicos de los campos petroleros fueron resueltos gracias al atinado estudio de los micropaleontólogos, en su mayoría biólogos de formación. En los finales de los 1990s vimos un cambio radical en la postura de la empresa Pemex sobre la actividad de los micropaleontólogos, esto se debió a que los dirigentes de Pemex, por razones otras que las técnicas, entraron en contacto con empresa petroleras de EE. UU., quienes en sus grupos de trabajo incorporaban a los micropaleontólogos y que estos daban la pauta para la exploración petrolera, de ahí en adelante se vio un cambio en la actitud hacia los técnicos de Pemex encargados de los estudios de micropaleontología tanto de foraminíferos como de nanoplancton calcáreo. En este aspecto, Samuel Eguíluz tiene parcialmente la razón en afirmar que “Es muy importante la labor del paleontólogo y poco reconocida en la industria …..” ya que en efecto en la industria petrolera mexicana se dio poco reconocimiento a los paleontólogos, pero no es así en el mundo académico. Fuera del ámbito petrolero, y en particular en la academia, la micropaleontología ha jugado y sigue jugado un papel preponderante. Cabe recordar que el estudio de los fósiles es una, o quizás la única, herramienta geológica independiente, es decir, no hace falta contar otra rama de la geología para dar interpretaciones y conclusiones firmes, lo cual no es el caso de la mayoría de las otras ramas que entran en la exploración petrolera que requieren de un soporte adicional para poder funcionar como determinantes, esto es aun muy marcado en todas los métodos indirectos de la exploración petrolera que incluyen toda la gama de herramientas geofísicas. En sí, los estudios micropaleontológicos se han considerado, en Pemex, como un apoyo, pero en realidad son el soporte fundamental para el inicio de una acetada exploración petrolera.

La utilidad de la micropaleontología ve en otras ramas de la geología como en la sedimentología a través de la reconstrucción de los ambientes de depósito por medio de la batimetría ya que los microfósiles, por ejemplo, los foraminíferos como entidades biológicas responden a cambios ambientales, cambios en la profundidad de las aguas de los océanos, y cambios en la composición de las aguas marinas, así, su identificación en muestras de pozos petroleros permiten determinar el ambiente marino que prevaleció en su tiempo, la misma generación de hidrocarburos se puede inferir por la reconstrucción de los ambientes marinos que existieron en esos tiempos.

El cambio climático que tan de moda esta en la actualidad, se pudo interpretar a partir de las faunas de foraminíferos planctónicos que hicieron posible conocer los cambios de temperatura de tropical a templado y frio por medio de la presencia de especies y géneros de foraminíferos que son indicativos de esos climas, impactando en la interpretación de las corrientes oceánicas y confirmando asimismo los ciclos de Milankovich.

Así mismo, la tectónica de placas logró su confirmación como un fenómeno global gracias a que las primeras exploraciones del fondo marino por el Glomar Challenger en el Golfo de México arrojaron por medio del estudio de los foraminíferos establecer el esparcimiento del fondo oceánico como mecanismo que hace que las placas diverjan, el resultado de estudio de la microfauna de foraminíferos dio a conocer que el fondo marino es mas viejo a medida que nos alejamos del centro de esparcimiento, es decir del eje de las cordilleras oceánicas. Con esto se dio fin a la creencia de que la tectónica era el resultado del relleno de las grandes cuencas en el geosinclinal (tectónica estática), siendo reemplazada por la tectónica de placas.

Los grandes procesos tectónicos y estructurales de las cadenas montañosas arrojan resultados muy diferentes si se hacen con estudios de micropaleontología, o si solo se incorporan los elementos morfológicos y sedimentológicos, es decir, sin análisis de su contenido de microfósiles. Como ejemplo cito el trabajo The use of planktonic microfossils to resolve tectonic and paleogeographic uncertainties in the Lower Cretaceoys of Sonora, Mexico presentado por Longoria y Monreal (2005) en la Conferencia Internacional Geologic Probem Solving with Microfossils organizado por la Society of Sedimentary Geology y publicado por la North American Micropaleontology Society.

Con mucha frecuencia la cartografía geológica en terrenos sedimentarios, sin control micropaleontológico, ha causado graves errores en la asignación e interpretación de la historia geológica de las regiones. Un ejemplo de esto es el caso del Pico Longoria de la Sierra del Muerto de la Cordillera de Nuevo León, que has sido interpretado de forma errónea en la cartografía disponible y que fue presentado en la reunión anual de la Geological Society of America en la celebración de su 125 aniversario.

Los foraminíferos del Reciente son de gran valor como herramientas ambientales, tanto para determinar las condiciones de las aguas en donde viven, como para determinar la vulnerabilidad de los cuerpos de agua a la contaminación ambiental causada por desechos agroquímicos, fertilizantes y fungicidas. El estudio de los foraminíferos Recientes de las lagunas costeras del Golfo de México es un ejemplo de esta aplicación del estudio de microforaminíferos para conocer el estado de sanidad de las aguas costeras y la influencia de las aguas dulces provenientes de las tierra cultivadas y de los desechos humanos.

Mas recientemente, la aplicación de los estudios de isotopía de elementos químicos estables de las conchas de foraminíferos permite la determinación de paleotermeraturas y ha permitido conocer los cambios tan marcados de las temperaturas que prevalecieron a través de los tiempos geológicos.

Además, los foraminíferos como entidades biológicas del pasado han servido para dar validez a los conceptos de evolución y filogenia, ya que por ser microorganismos con muy rápido crecimiento permiten estudiar los cambios evolutivos en intervalos cortos de tiempo. Esto ha servido para establecer esquemas cronoestratigráficos muy detallados que ahora permiten la determinación del tiempo a intervalos muy cortos que pueden medirse desde miles de años hasta un millón de años, esto en geología sedimentaria es de máxima resolución. Asimismo, estas características de los foraminíferos han impactado directamente en otros especialidades como la estratigrafía secuencial, sin el sustento micropaleontológico la estratigrafía de secuencias seria solo una descripción mecánica de cambios en los tipos de estratificación.

En conclusión, en sí, la micropaleontología, aunque un herramienta aplicada a la industria petrolera, es un ciencia y no solo una técnica como se ha querido ver en México. Realmente fue lamentable la falta de interés que por muchas décadas se le dio a la micropaleontología de foraminíferos en la empresa PEMEX, aunque no hay una justificación aceptable, se entiende que la falta de preparación, por la falta de inclusión de la asignatura de micropaleontología en el esquema curricular de las dos instituciones que fueron por muchos años las dos únicas instituciones que impartían esa carrera, el IPN y la UNAM, en la carrera de ingeniero geólogo; sin embargo, la carrera de ingeniero geólogo del IPN desde la década de los 1980s introdujo la asignatura de micropaleontología como obligatoria para la carrera de ingeniero geólogo. Por otra parte, a pesar de que en Pemex existía la oportunidad de empleo de biólogos para desarrollarse como micropaleontólogo, las carreras de biología del país no contaban ni siquiera con una asignatura de micropaleontología, esto cambio, como ya se dijo, en las ultimas décadas. Pero el mejor entendimiento de uso y valor de la micropaleontología en la industria petrolera mexicana vino a ser entendido debido al acercamiento que hubo en Pemex como empresas petroleras de EE. UU.

Al mismo tiempo, debe de quedar claro que la academia, siempre ha reconocido y aun lo hace, la importancia de la micropaleontología como disciplina científica.

Leave a Reply